Nuestros especialistas destacados en obesidad

Alvaro Aja Hernandez

0 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación deportiva
  • Educación alimentaria
  • Enfermedades digestivas
  • Nutrición oncológica
  • Obesidad
Primera sesión gratis
Desde 15€
Reserva tu sesión gratis

Cynthia Morillas Arauz

4 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación deportiva
  • Alimentación en el embarazo
  • Alimentación en la lactancia
  • Alimentación infantil
  • Educación alimentaria
Primera sesión gratis
Desde 12€
Reserva tu sesión gratis

Manuel Portela Collazo

0 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación infantil
  • Enfermedades digestivas
  • Intolerancias y alergias
  • Nutrición oncológica
  • Obesidad
Primera sesión gratis
Desde 50€
Reserva tu sesión gratis

Rubén Gastón Zarantón

1 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación deportiva
  • Alimentación infantil
  • Educación alimentaria
  • Enfermedades digestivas
  • Estilo de vida saludable
Primera sesión gratis
Desde 25€
Reserva tu sesión gratis

El sobrepeso y la obesidad consisten en una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Lo que resulta realmente preocupante es que hay más de 340 millones de niños y adolescentes (de 5 a 19 años) con sobrepeso u obesidad.

Se considera sobrepeso cuando el Índice de Masa Corporal (IMC) es igual o superior a 25, y obesidad cuando es igual o superior a 30. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Para medir la obesidad y el sobrepeso infantil y en adolescentes es necesario tener en cuenta la edad.

Causas del sobrepeso y la obesidad

La principal causa es el desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. Esto ha sucedido a nivel mundial por el aumento de la ingesta de alimentos de alto contenido calórico ricos en grasa y un descenso en la actividad física, debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización.

Causas genéticas: pueden heredarse genes que influyan en la cantidad de grasa corporal y en su distribución.

Edad: con el envejecimiento, los cambios hormonales y un estilo de vida más sedentario pueden contribuir a que aparezca la obesidad.

Ser mujer: influyen el embarazo, la menopausia o el síndrome de ovario poliquístico, una afección endocrina que impide la correcta ovulación.

Factores socioculturales: la obesidad se asocia a un menor nivel educacional y un menor nivel de ingresos.

Factores conductuales: el consumo de alimentos incorrecto, el tabaquismo y la ingesta de alcohol contribuyen al aumento de peso.

Algunos medicamentos: si no se compensan sus efectos con dieta o ejercicio pueden contribuir a padecer obesidad. Sería el caso de algunos antidepresivos, anticonvulsivos, esteroides o medicamentos para la diabetes.

Consecuencias más comunes para la salud de obesidad y sobrepeso

  • Enfermedades cardiovasculares, principalmente las cardiopatías y accidentes cerebrovasculares
  • Diabetes
  • Trastornos del aparato locomotor, sobre todo la osteoartritis, enfermedad degenerativa discapacitante
  • Algunos tipos de cáncer: mama, ovarios, endometrio, próstata, hígado o colon
  • En los niños, la obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de muerte prematura y discapacidad en la edad adulta, problemas respiratorios, riesgo de fracturas, hipertensión, resistencia a la insulina y efectos psicológicos

¿Cómo pueden reducirse el sobrepeso y la obesidad?

  1. Individualmente, el tratamiento para la obesidad y sobrepeso pasa por:
    • Limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total y de azúcares.
    • Aumentar el consumo de frutas y verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
    • Hacer una actividad física periódica (60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos).
  2. Social y políticamente: ayudar a las personas a seguir las recomendaciones de un estilo de vida saludable, por medio de políticas demográficas que fomenten la actividad física periódica y que las opciones alimentarias más saludables estén disponibles y sean asequibles y fácilmente accesibles para todos. Un ejemplo: aumentar los precios de las bebidas azucaradas o fomentar la actividad física periódica en el lugar de trabajo.
  3. La industria alimentaria puede reducir el contenido de grasa, azúcar y sal de los alimentos procesados, así como de los azúcares, sobre todo los alimentos destinados a los niños y los adolescentes.