Priorizar una alimentación y un estilo de vida saludable es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Lo que comemos tiene un fuerte impacto en nuestra salud física, mental y emocional y darle a nuestro cuerpo aquellos nutrientes que necesita es una fantástica forma de prevenir enfermedades y de aumentar nuestra calidad de vida.

¿Por qué comemos tan mal?

La desnaturalización que hemos vivido desde el inicio de la revolución industrial ha hecho que nuestra dieta se empobrezca, llenándose de productos procesados innecesarios y alejándonos de la comida real, es decir, de los alimentos frescos, naturales y de proximidad que verdaderamente nos nutren y que deberían ser la base de nuestra alimentación y de nuestra salud.

La falta de educación alimentaria, el bombardeo publicitario de productos insanos y la sobre información y los mensajes contradictorios que encontramos en la red nos han llevado al desconcierto y a normalizar estilos de vida que nos alejan de una dieta adecuada y de un estado de salud óptimos.

Volver a comer bien, adaptando nuestra pauta alimentaria y la forma cómo comemos a nuestras necesidades personales, es una de las claves para prevenir y combatir la epidemia de sobrepeso, de obesidad y de diabetes, así como el auge de las alergias e intolerancias alimentarias y de tantas otras patologías frecuentes de las sociedades occidentales derivadas de una alimentación y de unos hábitos inadecuados.

¿Cuándo es conveniente acudir a un dietista-nutricionista?

  • Cuando queremos bajar o aumentar de peso, pero lo queremos hacer con ciencia y supervisión profesional
  • Cuando padecemos una alergia o una intolerancia alimentaria y no sabemos cómo debemos adaptar nuestra dieta a nuestra nueva condición
  • Cuando queremos hacer un cambio de dieta y transicionar hacia el vegetarianismo o el veganismo, pero sin carencias nutricionales

Cómo pueden ayudarte nuestros dietistas-nutricionistas

Con una atención personalizada, analizarán tu caso para entender de qué punto partes, qué necesidades tienes y cómo debes adaptar progresivamente tu dieta y tus hábitos alimentarios para alcanzar tus objetivos. Porque no solo cuenta qué es lo que comes sino cómo lo haces.

Si necesitas un acompañamiento en tu cambio de hábitos, nuestros dietistas te darán todo el apoyo que necesitas. Si, en cambio, necesitas un plan de nutrición que dé respuesta a una patología de salud concreta, podrás contar con el apoyo de nuestros nutricionistas.