Nuestros especialistas destacados en intolerancias y alergias

Sandra Gómez González

5 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación deportiva
  • Alimentación en el embarazo
  • Intolerancias y alergias
  • Nutrición vegana
  • Obesidad
Primera sesión gratis
Desde 25€
Reserva tu sesión gratis

María Arcos Ibarra

0 opiniones
Especialidades:
  • Educación alimentaria
  • Estilo de vida saludable
  • Intolerancias y alergias
  • Pérdida de peso
Primera sesión gratis
Desde 30€
Reserva tu sesión gratis

Javier Larráyoz

5 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación deportiva
  • Educación alimentaria
  • Enfermedades digestivas
  • Intolerancias y alergias
  • Obesidad
Desde 60€

Manuel Portela Collazo

0 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación infantil
  • Enfermedades digestivas
  • Intolerancias y alergias
  • Nutrición oncológica
  • Obesidad
Primera sesión gratis
Desde 50€
Reserva tu sesión gratis

Las alergias se desencadenan porque nuestro sistema inmunitario percibe una sustancia como nociva y reacciona a la defensiva, provocando una serie de síntomas. Una intolerancia alimentaria es, por otro lado, una reacción del sistema digestivo ante una sustancia a causa de un déficit enzimal de nuestro organismo, que no es capaz de metabolizar correctamente.

Síntomas de las alergias y las intolerancias

Ambas pueden presentar síntomas digestivos similares, como dolor de barriga, hinchazón, náuseas, vómitos o retortijones, si bien las personas alérgicas pueden presentar presentar otros síntomas, como tos, estornudos, asma, erupciones o inflamaciones en cuerpo, labios y boca, picores, o, en el peor de los casos, un shock anafiláctico que puede producir la muerte si no se recurre a la hospitalización urgente.

Otra de las diferencias está en el tiempo que tardan en aparecer los síntomas. Mientras que en una alergia los síntomas suelen manifestarse a la media hora de haber ingerido el alimento, en las intolerancias alimentarias, los síntomas pueden tardar hasta un día en aparecer.

La diferencia clave está en la frecuencia con que se dan los síntomas: a todos nos puede sentar mal algo que comimos, pero si el malestar se repite siempre al ingerir ese alimento, puede que estemos frente a una intolerancia.

Las alergias alimentarias pueden desarrollarse a cualquier edad, aunque son más frecuentes en bebés o niños. En algunas personas, las alergias también pueden desaparecer.

¿Cómo actuar ante una alergia y cómo ante una intolerancia?

Una persona alérgica debe eliminar por completo el alimento o sustancia causante de la alergia. Esto implica, a veces, no entrar en contacto con ese alérgeno, por lo que se deberá identificar con pruebas médicas y tener en cuenta para vigilar la composición de cualquier alimento y producto que se compre.

Una persona con alguna intolerancia alimentaria puede llegar a aceptar la sustancia que le causó esa intolerancia si consume de forma gradual y en pequeñas cantidades esa sustancia.

Tipos de intolerancias alimentarias y cómo detectarlas

Existen tantos tipos de intolerancias alimentarias como personas, ya que a cada una le puede sentar mal un alimento determinado. Entre las principales, podemos encontrar:

  • Intolerancia a la fructosa
  • Intolerancia a la sacarosa
  • Intolerancia a la lactosa
  • Celiaquía (intolerancia al gluten)
  • Intolerancia al huevo
  • Intolerancia a los sulfitos
  • Intolerancia a la histamina

Otros problemas con ciertos frutos secos, semillas o pescados pueden ser, generalmente, alergias o intolerancias muy concretas.

En los últimos años se ha popularizado un test de intolerancia alimentaria que se puede hacer en casa, aunque no está respaldado por la comunidad científica. Sí que hay otros tests, siempre llevados a cabo por profesionales de la salud, en función de la intolerancia que se quiera identificar, como un análisis de sangre para determinar si hay intolerancia al gluten.

También se puede hacer una biopsia del intestino delgado o incluso un análisis de ADN, con el que se determinará si estamos ante una intolerancia leve o la enfermedad celíaca. Existen otros tests para otros tipos de intolerancia, como el del hidrógeno o un análisis de las heces.

Una vez identificado el alimento que causa la intolerancia, el médico nos indicará si debemos dejar de comerlo por completo o si podemos seguir consumiéndolo en pequeñas cantidades.