Nuestros especialistas destacados en nutrición vegetariana

Beatriz Dosda Las Heras

3 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación en el embarazo
  • Educación alimentaria
  • Enfermedades digestivas
  • Nutrición vegetariana
  • Pérdida de peso
Desde 35€

Expertos en nutrición Amo

4 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación deportiva
  • Enfermedades digestivas
  • Niños
  • Nutrición vegetariana
  • Pérdida de peso
Primera sesión gratis
Desde 30€
Reserva tu sesión gratis

Blanca Diez

3 opiniones
Especialidades:
  • Educación alimentaria
  • Estilo de vida saludable
  • Nutrición vegetariana
  • Obesidad
  • Pérdida de peso
Primera sesión gratis
Desde 40€
Reserva tu sesión gratis

Maria Antonia Puigrós Riera

3 opiniones
Especialidades:
  • Alimentación infantil
  • Educación alimentaria
  • Gestación y embarazo
  • Nutrición vegetariana
  • Sobrepeso
Primera sesión gratis
Desde 30€
Reserva tu sesión gratis

Aunque ambas opciones de alimentación crecen día a día en popularidad, existe cierta confusión sobre cómo es cada dieta -hay diversas variantes del vegetarianismo, por ejemplo- o qué beneficios/riesgos puede tener sobre la salud.


Alimentación vegetariana

 

Las personas vegetarianas no comen productos ni sus derivados relacionados con la matanza de animales. Así pues, excluyen de su dieta:

 

-La carne de cerdo, de vaca o de caza.

-Las aves de corral, como el pollo y el pavo.

-Los pescados y mariscos.

-El queso, la leche y sus cuajados, la gelatina y cualquier otra proteína que no sea vegetal.

-Los insectos.

 

Los vegetarianos suelen consumir gran cantidad de frutas, verduras, frutos secos o legumbres para compensar la falta de carne en su dieta. Muchos vegetarianos consumen subproductos que no implican el sacrificio de animales, por lo que existen algunas variantes de la dieta vegetariana:

 

-La dieta ovolactovegetariana: se evitan carnes y pescados pero se pueden consumir productos lácteos y huevos.


-La dieta lacto vegetariana: tampoco se consumen huevos pero sí productos lácteos.

 

-La dieta ovo-vegetariana: al revés, se consumen huevos pero no lácteos.

 

-La dieta pescetariana o pescatariana: se puede comer pescado, marisco y lácteos.

 

-La dieta flexitariana: las personas flexitarianas son “flexibles” en su vegetarianismo, es decir, en su casa puede que solo sean vegetarianos, pero cuando salen a un restaurante o a comer a casa de alguien coman carne o pescado.

 

-La dieta pollovegetariana: se evita la carne roja, pero se come pollo, pescado, huevos y productos lácteos.

 

Alimentación vegana

 

La Sociedad Vegana define el veganismo como “una forma de vida, que busca excluir, en la medida de lo posible y viable, todas las formas de explotación y crueldad a los animales para obtener alimentos, ropa o cualquier otro propósito”.

 

Los veganos, como decíamos, evitan estrictamente consumir cualquier alimento o bebida que provenga de los animales, como:

 

-Carne

-Aves de corral

-Pescados y mariscos

-Huevos

-Lácteos

-Miel

-Insectos

-Leche o queso, gelatina y resto de proteínas animales

 

Más allá de la alimentación, tampoco consumen productos que involucren a los animales, como por ejemplo: lana y pieles, cera de abejas, látex, jabones, velas y otros productos que contengan grasas animales, incluidos los productos que para su fabricación hayan requerido pruebas con animales.

 

Tanto vegetarianos como veganos han visto, en los últimos años, crecer las opciones de proteínas vegetales en el mercado, en forma de comida veggie. La denominada “carne vegana” ya ha entrado en nuestros hogares. Así lo atestigua un informe reciente de Kantar, que dice que la categoría de productos veganos ya supera los 90 millones de euros en ventas generadas en España y dos de cada diez hogares españoles reconocen haber comprado algún producto "veggie".

Esta carne vegetal puede provenir de proteína de guisante sostenible y fibra vegetal, soja, agua, aceite de oliva, sal y especies, y tiene una textura y gusto similar al pollo o la carne.

 


Beneficios de las dietas vegana y vegetariana para la salud

 

Diversos estudios han concluido que este tipo de dietas pueden reducir la diabetes tipo 2, la presión arterial y el colesterol, la obesidad y otras enfermedades del corazón. Sobre si es más saludable la alimentación vegana o la alimentación vegetariana, ambas ofrecen beneficios similares, si bien también dependerá de la salud de cada persona y de sus necesidades. Por ejemplo, si tenemos el colesterol alto será mejor optar por una dieta vegana o vegetariana pura, pero si nos faltan ácidos grasos omega-3, necesarios para la función cerebral (memoria, cognición…), deberemos aparcar la dieta vegana y optar por alguna vegetariana mixta.

 

A la hora de plantearse empezar a hacer una de estas dietas, los expertos recomiendan hacerlo paso a paso, cambiando de hábitos sin obsesionarse y siempre probando qué dieta nos sienta mejor y consultando con un profesional si no lo tenemos claro.